Año de formación pastoral misionera

FINALIDAD

Al finalizar el año de experiencia de formación pastoral misionera, el seminarista debe haber profundizado y madurado su propia identidad como persona, como cristiano; ha crecido en la integración de su dimensión espiritual, académica y apostólica; ha tenido un acercamiento más concreto a la realidad diocesana, ha realizado diferentes actividades apostólicas en comunión con el párroco y los fieles de la comunidad parroquial y en este nuevo ambiente formativo ha realizado el discernimiento vocacional y una vez evaluado por los indicados  para  el  acompañamiento  durante   esta

experiencia tendrán luces para sugerirle la continuidad o no en el proceso vocacional.

Se trata de permitirle al seminarista un espacio de confrontación vocacional en la práctica pastoral y de experiencia misionera. Un año, para que pueda realizar una mirada retrospectiva sobre lo que en el Seminario ha asumido y asimilado en la formación como discípulo misionero y una mirada prospectiva para visualizar aquello en lo que deberá poner mayor atención en su proceso de configuración con Cristo Pastor, una vez retorne a la casa de formación.

CRITERIOS GENERALES

 

1. El año de formación pastoral misionera es una etapa en la formación de los futuros sacerdotes, fuera de las instalaciones del Seminario, en la que los sacerdotes de la parroquia o lugar de misión, junto con la comunidad parroquial son los principales formadores.

 

2. Es un tiempo para compartir, convivir, despertar inquietudes para dejarse interpelar por la comunidad creyente y sopesar y tomar decisiones ante los diferentes problemas que se presentan en una comunidad.

 

3. El año de experiencia pastoral misionera hace parte del itinerario formativo del Seminario, por lo que se espera una adecuada coordinación entre los formadores del Seminario y los que serán sus formadores de su lugar de práctica pastoral.

 

4. Los alumnos tendrán la coordinación específica del párroco, el Rector del Seminario, el responsable de pastoral del Seminario y el delegado para la pastoral vocacional, con miras a acompañar y evaluar su proceso formativo.

© 2020, Seminario Mayor de Girardot