A REINVENTARNOS EN TIEMPOS

DE PANDEMIA

Johnatan Arboleda

Año de Formación pastoral misionera

En los comienzos del año es fácil escuchar “año nuevo vida nueva” pero a pesar de que iniciamos el 2020, quedó entre nosotros el fantasma del año viejo, un virus altamente peligroso (covid 19) que al parecer se originó en China pero que rápidamente se expandió por todo el mundo hasta llegar a nosotros, sometiéndonos  a entrar en cuarentena y aislamiento, colocándonos un pare respecto a las actividades que comúnmente hacíamos, obligándonos a dejar los lugares de trabajo, las aulas de clase y hasta la vida familiar y social ha sido golpeada por la pandemia global.

Esto ha llevado a múltiples cuidados desde el quedarse en casa, no salir a la calle si no es estrictamente necesario. Las normas de higiene se han enfocado hacia el lavado continuo de manos, el uso constante de antibacterial, el tapabocas permanente, el distanciamiento preventivo para evitar un posible contagio.

De igual manera esta situación que hoy afrontamos, nos ha llevado a reinventarnos en nuestra forma de vivir, asumiendo nuevos estilos más cibernéticos y virtuales, forzándonos a entrar más aceleradamente en el campo tecnológico y a familiarizarnos con el vocabulario habitual del teletrabajo, la videoconferencia, el aula virtual, y más complicado aún la asistencia médica a través de llamada telefónica que no permite auscultar al paciente.

desde nuestro seminario también entramos en la onda de la reinvención; hemos culminado un semestre que en su mayor parte ha sido virtual: las clases, el material de trabajo, las eucaristías y hasta los exámenes. Nos hemos enfrentado a una nueva experiencia, tanto para los formadores como para los seminaristas en la que juntos vamos creciendo y fortaleciendo nuestra formación.      

En fin, nuestra batalla es contra un enemigo que amenaza a la especie humana cobrando múltiples vidas en todo el planeta y aunque es imperceptible está empapando el ambiente mundial y nuestras únicas armas son los cuidados que debemos tener con la salud y la confianza en Dios mediante la oración para ganar esta batalla.     

 

© 2020, Seminario Mayor de Girardot