Apoyo Espiritual

Plegaria por el Seminario

Oh Dios, Padre de bondad, que enviaste a tu Hijo al mundo para realizar la Redención de los hombres y congregarlos en tu Iglesia.

En cumplimiento de tu Voluntad, Cristo convocó los Apóstoles para que, al seguirlo, convivieran con Él e imitaran su ejemplo.

Mira benigno a tu Iglesia diocesana de Girardot y mueve a todos sus hijos, para que generosos logremos construir, organizar y sostener el Seminario, donde se formen los obreros de tus mies y, con la fuerza de tu Espíritu, se temple el corazón de los pastores que han de anunciarnos tu Palabra, santificarnos con tu Gracia y guiarnos animosos hacia Ti.

Concédenos, por tanto, el espíritu cristiano de las familias, la santidad de los sacerdotes y religiosos, la generosa respuesta de los jóvenes y la fidelidad y acierto de los formadores, para que el Seminario de Girardot, corazón de la diócesis, nazca, viva y permanezca orientado siempre según el Corazón de Cristo.

Que María Inmaculada, Madre y Señora nuestra, interceda por el Seminario hogar de tus hijos predilectos. Por Jesucristo, Nuestro Señor.  Amén

Oración por las Vocaciones

Señor Nuestro Jesucristo, Tú dijiste a tus Apóstoles: "la mies es mucha pero los obreros pocos; rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su campo". Humildemente te suplicamos que envíes a tu Iglesia numerosas y santas vocaciones sacerdotales y religiosas. Te lo pedimos por la intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, y por la de nuestros Santos Patronos y Protectores, que con su vida y merecimientos santificaron nuestro suelo. Amén.

Oración por el Sacerdote

Jesús Divino Maestro, de doy gracias y bendigo tu corazón lleno de amor por la institución del Sacerdocio.

Tú envías a los Sacerdotes como el Padre te envió a Ti, y les has confiado los tesoros de tu doctrina, de tu ley, de tu gracia y el cuidado de tu propio pueblo.

Haz que yo los ame, los escuche y me deje guiar por ellos en tus caminos.

Envía buenos obreros a tu viña. 

Que todos los sacerdotes sean sal que purifica y preserva, luz del mundo, ciudad situada en lo alto que estén modelados a tu imagen y que su premio y su gozo sean un gran número de personas conducidas a Ti. Amén

Beato Santiago Alberione

Ofrecimiento por las Vocaciones

Oh Jesús, Salvador mío, Tú que confiaste a los sacerdotes, -y solamente a ellos-, el poder de celebrar la Eucaristía, fin principal de su ordenación sacerdotal, perdonar los pecados, administrar otros Sacramentos, predicar con autoridad la Palabra de Dios y dirigir a los demás fieles a mirar y a subir hacia Ti, por medio de tu Santísima Madre, te ofrezco para la santificación de los sacerdotes y seminaristas, durante este día, todas mis oraciones, trabajos y alegrías, mis sacrificios y sufrimientos. Danos, Señor, sacerdotes verdaderamente santos que, inflamados del fuego de Tu amor, no procuren otra cosa que Tu gloria y la salvación de aquellos a los que Tú encomendaste. Amén.

Voy a rezar en particular por esos muchachos que conozco, que tal vez puedan recibir la vocación sacerdotal, y responder a la llamada de Dios: Mira Jesús, tu Iglesia y el mundo necesitan hombres generosos que se entreguen a Ti para ser apóstoles tuyos. Elige a los que quieras; llama y da la valentía de dejarlo todo y seguirte para ser sembradores de tu doctrina de amor y portadores de tu salvación. Amén.

© 2020, Seminario Mayor de Girardot