Nuestra historia

La idea de construir el Seminario Mayor, se gesta en la mente del Monseñor Ardila Serrano, observando el alto número de Jóvenes que asistían a los encuentros vocacionales en Tocaima y de manera particular, el creciente número de seminaristas que tenían que formarse fuera de la Diócesis.

 

El 8 de diciembre de 1989, en ambiente de oración y contando con el apoyo de todos los sacerdotes y las comunidades parroquiales, Monseñor Ardila da vida al seminario mayor de Girardot, teniendo a Nuestra Señora, en su advocación de la inmaculada concepción, como a su patrona y como una feliz prolongación del seminario menor, fundado en Fusagasugá en 1956 por Monseñor Alfredo Rubio Díaz, primer Obispo de la Diócesis, y colocado bajo este mismo patrocinio.

El 13 de mayo de 1991, en celebración presidida por Monseñor Ardila Serrano, se bendijo el terreno donde se construyò el Seminario, y se colocó la primera piedra. Generosa donación al Sr. Horacio Zuluaga Machado.

 

Coincidiendo con la celebración del quinto centenario de la Evangelización de América, se precedió a su preinaguracion del 9 de octubre de 1992, en ceremonia religiosa que estuvo acompañada por el señor Nuncio Apostólico Paolo Romeo, y con la presencia de monseñor Klaus Hermerle, Obispo de Aquisgrán y de Monseñor August Peters, insigne benefactor de esa obra.

Un año más tarde y por medio del decreto No. 104 de 30 de Noviembre de 1993, se declara canónicamente inaugurado del Seminario Mayor.

 

El 2 de febrero de 1994, en celebración eucarística realizada en la plazoleta del Seminario Presidida por los Señores Obispos Jorge Ardila Serrano y Abraham Escudero Montoya, Obispo de la Diócesis de Espinal, se dio formal inicio a las labores del Seminario; 33 fueron los alumnos .

Vendría después, la construcción y dedicación de la Capilla del Seminario, gracias a la donaciòn de Dr. Álvaro Arévalo Venegas, Gerardo Diaz Ardila y Mariano Albear Sofán. Consagración que se llevo a cabo el 11 de julio de 1995, contó con la presencia del Señor Nuncio Apostólico Paolo Romeo.

Desde entonces, el Espirtu de Dios ha venido animando esta casa de formacion, Espiritu que quiere responder al lema que colocara Monseñor Ardila, y que acompaña a su escudo y que al pasar los años, se ha convertido para los ¡Seminaristas, en compromiso y tarea de vida: "SECUNDUM COR TUUM" (Segùn tu Corazòn).

© 2020, Seminario Mayor de Girardot